Audiencia e información Pública

  • Rango: Decreto
  • Asunto: Proyecto de decreto de ordenación de los albergues turísticos
  • Consejería: Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo
  • Organismo: Viceconsejería de Turismo

Proyecto de decreto de ordenación de los albergues turísticos

Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo

Viceconsejería de Turismo

Resumen

La Ley del Principado de Asturias 7/2001, de 22 de junio, de Turismo, contempla en su preámbulo la necesaria configuración de un marco que potencie el mejor desarrollo de la actividad de las empresas y sujetos turísticos y favorezca la calidad y competitividad de las mismas, a la vez que sea un instrumento útil en la lucha contra las prácticas ilegales y la competencia desleal.

Asimismo, el artículo 4 de la precitada Ley establece, entre los principios básicos de la política turística del Principado de Asturias, el impulso del turismo como sector estratégico de la economía asturiana, armonizándola con las directrices de la ordenación territorial y urbanística y con la conservación del medio ambiente, propiciando los cauces necesarios para la adecuación de las estructuras empresariales de los distintos subsectores turísticos. Por su parte el artículo 41 prevé que los albergues turísticos, en atención a sus servicios o a la clasificación del suelo en que se hallen ubicados, puedan ser objeto de especialización en los términos que reglamentariamente se establezcan.

La visión de la estrategia de turismo del Principado de Asturias en el horizonte 2020-2030 se centra en alcanzar la calidad y excelencia de la Comunidad Autónoma como destino turístico de referencia, desarrollando el sector desde una perspectiva sostenible, potenciando su ventaja competitiva, promoviendo una mayor generación y mejor distribución de riqueza, con especial protagonismo en la gobernanza, en el equilibrio territorial, social y económico así como en el mantenimiento y proyección de una excelente imagen de destino.

El alojamiento en albergues constituye una respuesta a las nuevas demandas turísticas relacionadas con el disfrute de la naturaleza, la búsqueda de alojamientos alternativos al hotelero, y el creciente aumento en el número de peregrinos que recorren los Caminos a Santiago a su paso por el Principado de Asturias.

En este contexto, su regulación actual, dada en el Decreto 116/2002, de 5 de septiembre, de Albergues Turísticos, debe adaptarse a la coyuntura turística actual así como a las nuevas normas reguladoras del turismo, incluyendo las disposiciones del ámbito de la Unión Europea, relativas a la libertad de establecimiento y la libre prestación de servicios, con especial consideración a la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior, que fue incorporada al ordenamiento jurídico español por la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio.

La Ley del Principado de Asturias 10/2010, de 17 de diciembre, de tercera modificación de la Ley del Principado de Asturias 7/2001, de 22 de junio, de Turismo, ha supuesto la adaptación de la normativa autonómica de rango legal a la normativa estatal sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio. El núcleo de la adaptación gira en torno a la sustitución del instrumento de intervención previsto con carácter general, la autorización previa al inicio de actividad, por un instrumento más ágil que preserve la necesaria intervención de la Administración fundamentada en la protección de los consumidores así como la protección del medio ambiente, del entorno urbano y la conservación del patrimonio histórico y los objetivos de la política cultural. Dicha intervención se materializa en la exigencia de una declaración responsable previa al inicio de la actividad.

Constituye el objeto de este decreto la regulación actualizada de los albergues turísticos como uno de los tipos de establecimiento en los que se ejerce la actividad turística de alojamiento, establecer los requisitos para su clasificación, así como el régimen para el ejercicio de actividades y prestación de servicios, adaptándose al nuevo marco legal, así como a las nuevas necesidades demandadas por el sector y los turistas.

La presente regulación introduce como principal novedad la creación de categorías especiales de albergue turístico, los albergues de peregrinos del Camino de Santiago, de Surf y Rural, dando soporte y proporcionando respuesta a las necesidades detectadas en la demanda turística.

De otro lado, resulta innegable el proceso de transformación digital experimentado por los diferentes sectores económicos en los últimos años, identificándose el turístico como uno en los que la digitalización está impactando más intensa y rápidamente. Es por ello que se opta por la obligatoriedad de relación con la Administración a través de medios electrónicos para los procedimientos de declaración y comunicaciones recogidos en la norma, en el entendimiento de que la propia naturaleza de la actividad empresarial turística que regula, determina de por si el acceso y disponibilidad de los medios electrónicos necesarios.

Considerando que todo lo anterior implica la modificación de un considerable número de preceptos, por razones de técnica normativa, seguridad jurídica y con la finalidad de disponer de un único texto regulador en la materia que facilite su conocimiento, se ha optado por la aprobación de un único texto derogatorio de los que le precedieron.

Rango de la norma

Decreto

Documentos / Multimedia